fbpx
Portadas-blog-2.png
Un tema que preocupa a muchas personas al momento de envejecer es dejar de recordar a las personas que les importan o las memorias representativas de su vida; dejar de saber su dirección o no recordar las palabras que quieren utilizar al hablar, y esto está relacionado con el deterioro cognitivo. Sin embargo, es importante saber que muchas de estas situaciones son propias de la edad por lo que es necesario entender el envejecimiento como un proceso natural del ser humano, no como un proceso que sólo resta vitalidad; aunque, las aptitudes de las personas están ciertamente condicionadas por factores genéticos, laborales, económicos y culturales. 
Al envejecer es normal presentar ligeras dificultades para hacer algo que antes se hacía con mayor rapidez o eficiencia, especialmente en la atención, planeación, organización y al generar nuevos aprendizajes, pero sin repercusión significativa en la funcionalidad cotidiana, es decir, pueden continuar con sus actividades domésticas, sociales y ocupacionales.  
El 50% de las personas mayores de 65 años tienen problemas de memoria, sin embargo, las personas que presentan demencia se encuentran entre el 1% y 28.3% de la población mundial dependiendo del país; en el caso de México, aproximadamente 7.5% de los adultos mayores tienen enfermedad de Alzheimer. Algunos autores mencionan que el envejecimiento cerebral y cognitivo depende del uso al que se somete el sistema nervioso humano, a través del entrenamiento físico, sensorial, cognitivo y social. Por tanto, es adecuado expresar, que el cerebro no envejece igual en todas las personas incluso pese a la existencia de alguna enfermedad, ya que dos personas con el mismo escenario de enfermedad pueden funcionar completamente diferente. Lo que nos permite concluir que las condiciones medioambientales son un factor con mucho peso para presentar déficits cognitivos.
El deterioro cognitivo leve refleja la disminución de, al menos, una de las siguientes capacidades mentales: para saber la fecha en que me encuentro, para recordar dónde he dejado objetos cotidianos como las llaves o el celular, olvidar cerrar las llaves de agua del lavabo o del gas en la estufa, llegar a cambiar de lugar algunas cosas por no poner atención, por ejemplo, dejar el control de TV dentro del refrigerador. Por tanto, se puede entender al deterioro cognitivo como la línea media entre los cambios cognitivos por el envejecimiento típico y una etapa muy temprana de demencia. Sin embargo, es posible retrasar la aparición de estos síntomas.
Por otra parte, en caso de no tratar estas manifestaciones conductuales es posible que el deterioro cognitivo avance y evolucione para convertirse en una demencia. El Alzheimer es la demencia más frecuente en la población y se caracteriza por el deterioro progresivo e irreversible de memoria y algunas otras funciones cognitivas; entonces, es posible olvidar nombres de personas cercanas, mezclar recuerdos de manera significativa, y en algunos casos incluso manifestar alucinaciones y delirios.
Se ha observado que en adultos mexicanos mayores de 50 años el soporte social es importante para el mantenimiento cognitivo ya que el apoyo familiar recibido es un recurso para la atención y tratamiento oportuno del adulto mayor con deterioro cognitivo. La presencia de un medio familiar estimulante es muy útil en estos casos pues contribuye con la autonomía y funcionalidad del individuo.
Formas de tratarlo en casa
  • Practicar estrategias de memoria por ejemplo, pueden asociar palabras, para poder recordar dos informaciones por medio de un significado en común.
  • Recordar sucesos de la historia personal, familiar, hechos históricos o de personalidades célebres. En el caso de los hechos históricos considerar el nivel de escolaridad para no generar una dificultad en lugar de un apoyo.
  • Utilizar ayudas externas para recordar: calendarios, pastilleros, lista de actividades por realizar, asistentes virtuales.
  • Estimular la lectura y el debate de aquello que se lee.
  • Programar actividades para compartir tiempo libre en familia.
  • Practicar juegos de mesa.
  • Otorgarle responsabilidades acordes a las aptitudes que mantenga, siempre supervisando aquellas en que presenta dificultades.
  • Propiciar su participación en la toma de decisiones del hogar.
Prevención
Para poder vivir un envejecimiento saludable existen diferentes actividades que podemos realizar desde edades muy tempranas cuya función será generar una reserva cognitiva; término que se ha acuñado para representar la funcionalidad que mantenemos pese al paso de los años debido al nivel de estimulación cognitiva que hemos recibido a lo largo de nuestra vida. Por lo cual también existen medidas preventivas para todos aquellos que estén dispuestos a seguirlas en sí mismos o a compartirlas con sus seres cercanos.
  • Estimula tus sentidos: La estimulación sensorial puede ser por medio de la música, la pintura, la escultura o las manualidades.
  • Estudia: La ocupación, el bilingüismo y las actividades cognitivas de ocio tienen peso sobre el adecuado rendimiento cognitivo. Continúa preparándote en el área que más te agrade, incluso si no se trata de educación formal de manera que por medio de la presencia de material novedoso, continúes retandote. 
  • Haz ejercicio: Existe evidencia importante que sugiere que la práctica de una actividad física puede mejorar las funciones cognitivas.
  • Aliméntate saludablemente: Existe comunicación entre el estómago y el cerebro, llamado “el eje microbiota-intestino-cerebro” que es un medio de comunicación bidireccional entre el tracto digestivo y el Sistema Nervioso Central por lo que el impacto de lo que comemos en nuestras funciones cognitivas es de suma importancia.  
El deterioro cognitivo puede progresar con el paso del tiempo por lo cual es crucial acudir con profesionales de la salud que conozcan con mayor profundidad el tema, por ejemplo, los especialistas en neuropsicología, para que la intervención sea eficiente y eficaz en los casos en que se han presentado síntomas. Es tranquilizante saber que debido a la necesidad, la investigación respecto al tratamiento también ha avanzado, y con ello, las estrategias que se pueden utilizar para frenar el deterioro cognitivo en adultos mayores. Recuerda que quizá no podemos controlar todas las variables, pero podemos utilizar lo que se encuentra al alcance de nuestras posibilidades para prevenir.
Referencias:
Benavides-Caro, C. (2017, abril). Deterioro cognitivo en el adulto mayor. Revista Mexicana de Anestesiología, 40, pp. 107-112.
Herrera, A., Rodríguez, A. & Carrasco, C. (2021). Relación Entre La Microbiota y la Función Cognitiva en Personas Mayores. Cáceres, España: Universidad de Extremadura.
Pérez, V. (2005). El deterioro cognitivo: una mirada previsora. Revista cubana de medicina general integral, 21, pp. 1-8.
Portellano, J. (1991). Introducción a la Neuropsicología. Avarca, Madrid: Mc Graw Hill.
Ramírez, W., Vinaccia, S. & Suárez, G. (2004, agosto). El impacto de la actividad física y el deporte sobre la salud, la cognición, la socialización y el rendimiento académico: una revisión teórica. Psicología en Colombia, 18, pp. 67-75.
Suárez, L. & Gross, R. (2019). Estimulación cognitiva y apoyo familiar hacia adulto mayor con deterioro cognitivo. Revista Información Científica, 98, pp. 88-97.
Vasquez, M., Rodriguez, A., Villarreal, J. & Campos, J. (2014) Relación entre la Reserva Cognitiva y el Enriquecimiento Ambiental: Una revisión del Aporte de las Neurociencias a la comprensión del Envejecimiento Saludable. Cuadernos de Neuropsicología / Panamerican Journal of Neuropsychology, 8 (2), pp. 171-201.
Webmaster INSP. (2020). Hablemos de demencia. noviembre 25, 2021, de Gobierno de México Sitio web: https://www.insp.mx/avisos/hablemos-de-demencia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Visita nuestras redes sociales:


Visita nuestras redes sociales:


55-3670-5657
50-86-91-83


Ponte en contacto con nosotros para obtener una cita, nosotros te asesoraremos para que puedas cumplir tus objetivos.


Copyright by CLICC. All rights reserved.