fbpx

¿Por qué no puedo dormir?

¿Por qué no puedo dormir?

julio 13, 2020 by soporte1
Cuando-dormir-se-hace-imposible-la-voluntad-para-vivir-se-evapora-por-su-propia-voluntad-1200x1600.png

Sin duda la pandemia está sumando una serie de factores en contra del buen dormir. El estrés y la ansiedad son el principal factor debido a que hay incertidumbre y temor por
lo que está sucediendo, y ello igualmente deriva en insomnio y otras dificultades.

El insomnio es un trastorno del sueño bastante común entre la población. Se conoce que
al menos el 50% de la población adulta sufre los efectos nocturnos de este trastorno, que
se caracteriza por acostarse y tardar mucho en dormir (insomnio de inicio), así como de
no lograr quedarse dormido hasta la mañana siguiente y estar despertando
continuamente (insomnio de mantenimiento) pero cuando, además, se toman en
consideración las repercusiones vespertinas, la cifra disminuye en un 40%; dichos
efectos se presentan la mayor parte del día interrumpiendo nuestras actividades
cotidianas.

Dichos efectos se manifiestan con:

Sueño excesivo (somnolencia) durante la tarde, fatiga, irritabilidad, malestar
general, falta de atención en las labores cotidianas y la falta de motivación.

Esta dificultad de dormir y mantener el sueño, repercute de gran manera en el estado
emocional, físico y psicológico de las personas, afectando la calidad de vida y la
capacidad académica o laboral, se ha reportado que personas que sufren este trastorno
con el tiempo desarrollan una predisposición al aumento de enfermedades, una baja
tolerancia al estrés y no pueden concentrarse en sus actividades, provocando un mayor
número de accidentes laborales, domésticos y hasta automovilísticos poniendo en
peligro su vida y la de los demás; es importante detectar oportunamente este trastorno
para frenar y retrasar las consecuencias del insomnio.

Conseguir un sueño de buena calidad es una necesidad. No debemos subestimar
su importancia para nuestra salud, longevidad y calidad de vida.

Se han descrito al menos tres tipos de insomnio: El crónico, el de corta duración y el causado por otros factores.

El insomnio crónico es aquél donde el paciente no ha podido iniciar y/o mantener el
sueño durante al menos tres veces a la semana, al menos tres meses consecutivos. El
insomnio de corta duración se caracteriza por durar menos de tres meses consecutivos,
simplemente resulta en la insatisfacción de conciliar y mantener el sueño. Y por último el
insomnio de corta duración causado por otros factores, se deriva del consumo de
sustancias nocivas como el alcohol o el tabaco o por la presencia precipitada de
acontecimientos significativos, como puede ser un divorcio, enfermedades graves, o
como lo que estamos viviendo actualmente, el aislamiento social causado por el COVID-
19.

Este cambio ha sido significativo en todas las personas, pues ha provocado que los ciclos
de sueño se hayan ido desfasando del horario al que estábamos acostumbrados, y que,
junto con el aislamiento, la lejanía con nuestros seres queridos y el exceso de noticias
sobre el repunte de casos, provoca una gran cantidad de estrés y ansiedad,
contribuyendo a la dificultad de conciliar el sueño.

El estrés genera un mayor nivel de alerta ante las situaciones que estamos viviendo,
provocando ansiedad, dificultando el poder relajarse y por lo tanto poder conciliar y
mantenerse dormido durante la noche. Es importante aprender algunas estrategias de
cómo afrontar las situaciones de estrés y ansiedad para prevenir y detener el
insomnio.

Dentro de las recomendaciones que podemos seguir para que el insomnio no afecte nuestra vida cotidiana son:

● Evitar la estimulación luminosa brillante de los aparatos electrónicos por lo menos una hora antes de ir a la cama.
● Dormir cubriendo las 7 horas promedio de sueño.

● Actividad física por las mañanas, así como mantener los horarios de alimentación establecidos.

● Evitar cualquier tipo de sustancia nociva para el cuerpo (tabaco, alcohol, fármacos).

● Evitar la sobreinformación de noticias. Limitar solo a una hora y continuar con las actividades cotidianas.

La realidad que estamos viviendo, los nuevos protocolos y la información con la que hemos estado siendo hostigados día tras día, es nuevo para cada uno de nosotros, pero juntos podremos sobrellevarlo.

 

Referencias:
Jiménez, U. (2020, 1 mayo). Insomnio, consecuencia de contingencia por COVID-
19. Gaceta UNAM. https://www.gaceta.unam.mx/insomnio-consecuencia-de-
contingencia-por-covid-19/
Martínez, O., Montalván, O. y Betancourt, Y. (2019) Trastorno de insomnio.
Consideraciones actuales. Revista Médica Electrónica. Vol. 41.
Sarrais, F. y Castro, P. (2007) El insomnio. Anales del sistema sanitario de Navarra.
Vol. 30.

One comment

  • www.xmc.pl

    julio 6, 2022 at 4:36 pm

    Working every day by day I’m a lot more impressed by your post. Thanks for your personal efforts with expressing the following theme.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Visita nuestras redes sociales:


Visita nuestras redes sociales:


55-3670-5657
50-86-91-83


Ponte en contacto con nosotros para obtener una cita, nosotros te asesoraremos para que puedas cumplir tus objetivos.


Copyright by CLICC. All rights reserved.