fbpx

Otra rebanadita más de pastel, por favor. En México, hasta el 85 % de la población rebasa el consumo de azúcar recomendado.

Otra rebanadita más de pastel, por favor. En México, hasta el 85 % de la población rebasa el consumo de azúcar recomendado.

diciembre 27, 2019 by soporte0
395e0d9b-07d5-440b-a045-8a68f35bba30-1.jpg

Una rebanadita más de pastel, por favor.

En los últimos años, el consumo energético ha aumentado mediante la disponibilidad y bajo costo de comida y bebidas carente de nutrientes. Debido a que el cerebro no puede sintetizar o almacenar reservas energéticas, la comida es la fuente de energía por lo que puede relacionarse con su estructura y función. Tanto el estrés oxidativo, la inflamación y la resistencia a la insulina son procesos relacionados con déficit cognitivo.

Por ejemplo, al consumir una dieta alta en grasas saturadas y azúcares refinados se han observado fallas en la memoria en adultos jóvenes sanos. Asimismo, en adolescentes de 14 años de edad bajo estos hábitos alimenticios presentaron desempeño cognitivo bajo después de 3 años con fallas en aprendizaje espacial, memoria a largo plazo y tiempos de reacción. Aunado ha esto se han reportado dificultades en aritmética.

Las dietas altas en azúcares pueden provocar patología de la proteína tau con fallas cognitivas y anormalidades vasculares similares a las encontradas en la Enfermedad de Alzheimer. Asimismo, están vinculadas con la producción de radicales libres como consecuencia de un deficiente metabolismo de glucosa, aumentando el estrés oxidativo en las células e induciendo apoptosis.

Por otro lado, dietas altas en grasas saturadas también se asocian con fallas en el desempeño cognitivo, así como aumentan la posibilidad de presentar enfermedades neurológicas como la Enfermedad de Alzheimer, así como enfermedades cerebrovasculares.

Por lo que una dieta alta tanto en grasa como en azúcares puede afectar la cognición. Las fallas mnésicas pueden manifestarse rápidamente, independientemente de los efectos en el peso o el estado de salud general.

 

 

Referencias

Beilharz, J., Maniam, J. & Morris, M. (2015). Diet-Induced Cognitive Deficits: The Role of Fat and Sugar, Pontential Mechanisms and Nutrirional Interventions. Nutrients, 7, 6719-6738 doi:10.3390/nu7085307

Francis, H.M.; Stevenson, R.J. Higher reported saturated fat and refined sugar intake is associated with reduced hippocampal-dependent memory and sensitivity to interoceptive signals. Behav. Neurosci. 2011, 125, 943–955.

Nyaradi, A.; Foster, J.K.; Hickling, S.; Li, J.; Ambrosini, G.L.; Jacques, A.; Oddy, W.H. Prospective associations between dietary patterns and cognitive performance during adolescence. Journal Children Psycholgy. Psychiatry. 2014, 55, 1017–1024.

Olefsky JM, Glass CK (2010) Macrophages, inflammation, and insulin resistance. Annu Rev Physiol 72:219-246.

Overby, N.C.; Ludemann, E.; Hoigaard, R. Self-reported learning difficulties and dietary intake in norwegian adolescents. Scand. J. Public. Health. 2013, 41, 754–760.

Pacholko, A., Wotton, C. & Bekar, L. (2019). Poor diet, stress and inactivity converge to form a “perfect storm” that drives Alzheimer’s Disease Pathogenesis. Neuro-degenerative diseases, 1-18.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Visita nuestras redes sociales:


Visita nuestras redes sociales:


55-3670-5657
50-86-91-83


Ponte en contacto con nosotros para obtener una cita, nosotros te asesoraremos para que puedas cumplir tus objetivos.


Copyright by CLICC. All rights reserved.