fbpx

¿Cómo combatir la procrastinación?

¿Cómo combatir la procrastinación?

marzo 11, 2022 by Editor CLICC0
Portadas-blog.png

Todos hemos aplazado o dejado alguna tarea para después, ya sea por cansancio, desinterés o por qué luce algo aburrido para hacer en ese momento; pasan cinco minutos y comenzamos a revisar el teléfono, hablar con amigos, jugar videojuegos, etc. Pues bien, a ese retardo para hacer las cosas le llamamos procrastinación, pero ¿qué es?

 

La procrastinación es definida como la postergación de las actividades, tareas y decisiones para realizar otras tareas que nos generen satisfacción en un corto plazo, y suele ser una práctica realizada generalmente por muchos de nosotros sin ningún problema, sin embargo, esta conducta puede llegar a prolongarse afectando nuestro rendimiento, relaciones interpersonales, la escuela y hasta nuestra salud mental.

 

Actualmente se pueden encontrar distintos tipos de procrastinación que son relacionados ya sea en el ámbito o lugar donde se desarrollan, siendo la más conocida la personal (general) ya mencionada antes, pero también podemos encontrar otras como las siguientes:

 

  • Perfeccionista: aplazar las responsabilidades porque no se cumplen los estándares personales.
  • Soñador: preferir divagar o fantasear en otras cosas que sus tareas.
  • Preocupado: tener miedo de hacer las cosas por las consecuencias, o durante el proceso de las tareas se recurre a pensamientos de inseguridad, negatividad y temor lo que impide avanzar en las actividades.
  • Generador de conflicto: se comprometen en un mínimo con el trabajo, se puede dejar al último las actividades o no se llegan a finalizar, provocando conflicto personal o en equipo.
  • Desafiante: responsabilizar a los demás para evadir sus responsabilidades.
  • Ocupado: atender distintas tareas y al final no concluir ninguna.
  • Relajado: evitar las situaciones para no generar estrés y compromiso.

 

Uno de los ámbitos mayormente afectados por la procrastinación es el académico, niños y jóvenes son los más propensos a desarrollar esta conducta ya que tienden a demorar sus tareas o responsabilidades y esto afecta a su desarrollo escolar y de aprendizaje. También se ha observado que la procrastinación académica puede llegar a generar ansiedad y afectación a la autorregulación de los estudiantes, es decir, como regulan sus pensamientos, conductas y motivaciones y esto puede llegar a generar tanto malestar como insatisfacción. Este no es el único contexto que se puede ver afectado, también la salud es uno de los puntos que se ha visto tocado por la procrastinación, ¿pero cómo es qué me afecta?

 

La procrastinación también es capaz de afectar a la salud física, algunas investigaciones han relacionado un estado enfermo en salud con el retraso de pedir ayuda médica ante algún malestar o empezar un tratamiento, esto se ha visto principalmente en casos de cáncer, donde el miedo a saber el diagnóstico atrasa un tratamiento y la posibilidad de obtener un resultado más eficaz. Asimismo, distintas enfermedades se pueden ver afectadas también por un retraso o postergación de una visita médica o tratamiento, ahora bien, ¿sabías que tu salud física no es la única que se ve afectada? la salud mental también sufre consecuencias cuando procrastinamos.

 

Se ha observado que la procrastinación genera problemas en la salud mental, tal vez puedes pensar que no hacer una actividad o preferir hacer una actividad divertida antes que tus tareas diarias no pueden provocar mayor daño, pero la procrastinación se ha vinculado con trastornos como la ansiedad, depresión, baja autoestima, estrés, entre otras. Existen varias explicaciones sobre cuáles son las causas por las que se puede afectar la salud mental pero las más mencionadas son:

  • Evitar hacer las tareas o responsabilidades por miedo a fracasar.
  • Baja autoeficacia debido a pensamientos o creencias que no son reales y que nos terminan generando malestar (preocupación del futuro, dependencia de algo o alguien para hacer mis responsabilidades, evitar problemas al creer que todo es difícil, etc.).
  • Preferir obtener placer inmediato en lugar de metas a largo plazo.
  • Mala organización de tiempo: dar menos a las tareas y más al ocio.
  • Falta de motivación.

 

Entonces, ¿qué puedo hacer para que la procrastinación no afecte mi salud mental?

 

Existen varias formas de tratar la procrastinación, a continuación se muestra una lista de tareas que puedes realizar para disminuirla.

  • Organiza tu tiempo de una forma adecuada.
  • Inicia las tareas que tengas pendientes sin pensarlo demasiado.
  • Realiza las tareas de forma repetitiva hasta que se hagan un hábito.
  • Empieza a tomar decisiones, date unos minutos para analizar de forma racional y elige, así no te sentirás mal por no tomarlas.
  • Lleva un registro de cuánto tiempo pasas realizando una actividad, así crearás un compromiso.
  • Divide tu trabajo en actividades pequeñas y concretas.
  • Sí crees que no puedes dejar de procrastinar, asiste con un profesional de la salud mental.

La terapia psicológica es un tratamiento eficaz para ayudarte a deshacerte de la procrastinación, a veces dejar de hacerlo es dificil por tu propia cuenta y puede que termines posponiéndolo para después, pero el asistir con un psicólogo puede ayudarte a conocer cuales son las causas que lo están generando mediante una evaluación y así llevar a acabo un tratamiento personalizado que te favorezca. Recuerda que cuidar tu salud mental es importante, no la dejes para mañana.

 

Referencias

Atalaya Laureano, C., & García Ampudia, L. (2020). Procrastinación: Revisión Teórica. Revista de Investigación En Psicología, 22(2), 363–378. https://doi.org/10.15381/rinvp.v22i2.17435

David, L., & Becerra, A. (n.d.). REVISTA IBEROAMERICANA DE PSICOLOGÍA: CIENCIA Y TECNOLOGÍA 5(2): 85-94, DICIEMBRE 2012 APROXIMACIÓN A UN CONCEPTO ACTUALIZADO DE LA PROCRASTINACIÓN.

Rebetez, M. M. L., Rochat, L., Barsics, C., & van der Linden, M. (2018). Procrastination as a Self-Regulation Failure: The Role of Impulsivity and Intrusive Thoughts. Psychological Reports, 121(1), 26–41. https://doi.org/10.1177/0033294117720695

Tomás-Sábado, J., Brando-Garrido, C., & Montes-Hidalgo, J. (2020). Procrastination and health. In Enfermería Clínica (Vol. 30, Issue 6, pp. 419–420). Elsevier Doyma. https://doi.org/10.1016/j.enfcli.2019.05.011

Unda-López, A., Osejo-Taco, G., Vinueza-Cabezas, A., Paz, C., & Hidalgo-Andrade, P. (2022). Procrastination during the COVID-19 Pandemic: A Scoping Review. In Behavioral Sciences (Vol. 12, Issue 2). MDPI. https://doi.org/10.3390/bs12020038

 

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Visita nuestras redes sociales:


Visita nuestras redes sociales:


55-3670-5657
50-86-91-83


Ponte en contacto con nosotros para obtener una cita, nosotros te asesoraremos para que puedas cumplir tus objetivos.


Copyright by CLICC. All rights reserved.